Velas de Colores

Velas de Colores

Las velas de Colores son fabricadas con cera natural de abeja, lo que ayuda a elevar la vibración. Los ángeles se merecen lo mejor.

La diferencia entre las velas de cera natural y las de parafina, que es un derivado del petróleo, está en el olor y en que desprenden un humo de color negro que imprégnara paredes y techos

Las velas tiene un tamaño de unos 20 cm y su duración es de 6 a 7 horas

Las velas vienen en distintos colores para poder trabajar las cualidades de los ángeles de la Nueva Era, cada color corresponde a una cualidad.

Son ideales para trabajar la energía de los ángeles a través de los Portales de ágeles

Es necesario que las se ritualicen con Esencia Elixir antes de ser encendidos para conseguir un mejor resultado.

Dos velas de un mismo color en un Porta de ángeles corresponde  a un Arcángel y trabaja sobre una cualidad

  • Blanco.Gabriel para mejorar la comunicación
  • Amarillo.Rafael, para trabajar la sanación y los contratos legales
  • Naranja.Miguel, para la protección e invocar los cambios
  • Azul oscuro.Uriel, para sacar la fuerza interior, para proyectos nuevos
  • Rosa. Anael, para conseguir y cultivar el amor
  • Marrón. Metatron, nos ayuda a materializar las cosas
  • Verde Claro. Cassiel para encontrar el camino de tu destino
  • Morado.Shakiel. para la conexión espiritual y liberación del  Karma
  • Rojo. Camael para romper los bloqueos

¿Como hacer Portales de ángeles?

Situaremos encima del mueble que nos servirá de altar un candelabro a la izquierda y otro a la derecha, dejando un buen espacio entre ellos.

Las flores las pondremos en el jarrón en el centro junto a la figura del ángel y el porta inciensos.

Los candelabros con las velas irán a ambos lados, dejando la parte central para las flores, la figura de ángeles y el incienso. Lo distribuiremos de una forma que nuestro portal adquiera armonía y belleza.

Preparación de las velas

Cogeremos las dos velas con ambas manos y las untaremos con un poco de esencia floral o aceite de flores.

Nos situaremos mirando al altar, las pondremos entre nuestras manos, con las palmas juntas y las velas entre ellas en posición vertical junto al pecho.

A continuación cerraremos los ojos y desde lo más profundo de nuestro corazón les daremos nuestra energía y realizaremos en voz alta o baja nuestra petición.

Cuando no queramos pedirles nada, simplemente invitarlos a nuestra casa para disfrutar de su energía, podremos expresarles con el mismo ritual nuestra gratitud.

Mostrando 1–12 de 20 resultados